BODEGAS Subterráneas

De la época del Siglo XV, algunas de ellas quizá algo antes, son las bodegas subterráneas que tanto caracterizan el Casco Antiguo de Aranda. Son algo más de 4 Km de túneles, que antiguamente se encontraban comunicados entre sí, y a una profundidad de hasta 12 metros para alcanzar temperaturas de 12 grados con el objetivo de conservar el vino de la producción vitivinícola de esta tierra.

Durante los siglos XV, XVI hasta el día de hoy, podemos decir que el vino ha sido uno de los motores principales para la economía de esta zona. Estas bodegas fueron utilizadas hasta mediados del siglo XX que pasaron a ser sustituidas por las bodegas cooperativas que se encuentran a las afueras del Casco histórico. Hoy en día se encuentran en manos de peñas y propietarios privados para su uso y disfrute.

¿Bodegas Subterráneas para visitar?

Casco antiguo de Aranda de Duero:

Bodega Don Carlos (Calle Isilla, 1): Horario: de lunes a jueves, de 10:30 a 14:00 y de 17:00 a 20:00; De viernes a sábado, de 11:00 a 14:00 y de 17:00 a 21:00 Precio: guiada 6 € y teatralizada 8 €.

Museo del Vino «Ribera de Duero» (Calle Cascajar, 4): Horario: de lunes a sábado, de 11:00 a 14:00 y 17:00 a 20:00; Domingos: 11:00 a 14:00 Precio: con audioguía 2,90 € y con copa 4,90 €

Bodega Bar El Lagar de Isilla (Calle Isilla, 18): Horario: abierto todos los días, excepto domingo, a partir de las 18:00 Precio: gratuita (no necesaria reserva). No es guiada pero es una muy buena alternativa para disfrutar de algo fundamental para visitar acompañado de un buen vino de calidad.

Bodega Bar Peñacoba (Calle Barrio Nuevo, 29): Horario: abierto todos los días, excepto domingo. Precio: gratuita para los clientes.