Anonimo

Nos ha gustado en general todo. La cama y el sofá cama muy cómodos. El baño espacioso y bien equipado. La habitación muy amplia. La cocina americana, lo mismo, genial. La anfitriona nos dejo café y magdalenas para desayunar, hasta leche. En verdad hemos quedado muy contentos, nos hemos sentido como en casa, lo cual se agradece. Sin duda nos alojaremos aquí cada vez que vengamos a Aranda.